5 de agosto de 2013

Virgen de las Nieves Patrona de la Cámara de Comercio

El Presidente Román Aziz agradeciendo la visita de la excelsa patrona 

Por decreto Institucional

Prensa CC/jers.- A partir del 2 de Agosto la patrona de Ciudad Bolívar también es Patrona de la Cámara de Comercio según Decreto Institucional emitido por la Junta Directiva en reunión extraordinaria y ejecutado el mismo día con la imposición del Botón Centenario de la Institución, durante su visita a la sede de la organización.
La Junta Directiva y el Comité de Damas prestos para iniciar el sencillo acto
En un sencillo pero emotivo acto, la Junta Directiva recibió a la excelsa patrona de la Ciudad en su visita, acompañada del Comité de Damas, personal administrativo y afiliados, que se dieron cita para celebrar tan digno acontecimiento.
La imagen llegó a la sede gremial en hombros del Cuerpo de Bomberos Municipales y fue recibida por el Presidente de la Institución Abg. Román Aziz quien en unas breves palabras agradeció la deferencia parroquial y anunció formalmente la decisión trascendental de la Junta Directiva designando a nuestra divina madre Patrona de la Cámara de Comercio y la colocación del Botón Centenario, insignia honorable de la organización gremial.
Llegó en brazos del Cuerpo de Bomberos Municipales

La colocación de la insignia centenaria estuvo a cargo del Director Elio Bermúdez y la lectura de la resolución decretada, en voz del Director Albe Gorrín. La homilía de la ocasión fue realizada por el presbítero parroquial Padre Antonio Tomedes, quien refirió pasajes bíblicos alternando con la historia sagrada de nuestra querida madre.
Dos bellas Damas entonaron cánticos de amor y paz
Dos bellas Damas, cual ángeles custodios, entonaron cánticos eclesiásticos deleitando el ambiente y elevando sus angelicales voces, para complementar el ornato paradisiaco al que nos llevó tan extraordinario momento.
Las Damas de la Cámara de Comercio Junto a la Directiva desfilaron depositando ofrendas florales a la divina Madre en un acto espontáneo de espiritualidad. Bellas niñas en su infinita inocencia presenciaron a placer el histórico momento que debe quedar en su mente para la inmortalidad del recuerdo.
Fue una mañana de lluvia colmada de bendiciones, donde se unió la realidad divina con la terrenal, fundiendo la esperanza para derramarla en progreso y desarrollo como agua bendita sobre las cabezas de todos los asistentes.  

La santa Madre quedó en custodia hasta las cinco de la tarde, hora en que nuevamente salió en brazos del cuerpo de Bomberos municipales. 

MAS LEIDAS