18 de agosto de 2014

Comercio de línea blanca baja santamarías por falta de dólares y producción

Correo del Caroní

Ciudad Guayana | 18 de Agosto 2014.- Poco a poco, el comercio se queda sin mercancía para poder ofrecer a los consumidores. El presidente de Cámara de Comercio e Industria del estado Bolívar, Román Aziz, asegura que hace unos meses esto no podía percibirse como ahora, cuando la falta de producción y divisas se ha acrecentado.

“Al no haber producción, ya no hay inventarios con que poder comercializar, porque las empresas, como en el caso de Ciudad Bolívar, que son pequeñas y medianas, no son productoras, sino que adquieren mercancía para poder vender”, señaló.

En el primer semestre del año se han registrado cierres constantes de comercios, en especial de línea blanca y marrón. Aziz sostiene que muchos de estos comercios que bajaron definidamente sus santamarías eran de “vieja data” en esta ciudad, y en cierta manera mantenían una estabilidad económica y comercial.

“Estamos hablando de comercios ubicados en el Paseo Orinoco y Calle Venezuela, y otras zonas de la ciudad, pertenecientes a comerciantes de mucha reputación”, comenta.

Señala que los primeros cierres se registraron en comercios dedicados exclusivamente al ramo de electrodomésticos y equipos electrónicos, línea blanca y marrón, seguidos de autopartes, automotriz, restaurantes y víveres. Explica que probablemente en esto se denota con mayor fuerza en el comercio de electrodomésticos, debido a que los que habían eran muy pocos.

50 comercios menos

De aproximadamente 600 empresas afiliadas al gremio, 10 por ciento se ha retirado por falta de inventarios, “estamos hablando de 50 comercios en lo que va de año”, precisó Aziz.

Aziz sostiene que están esperando que el Estado termine de darse cuenta de este problema, que hasta ahora ha sido muy lento su reconociendo, y cese ese sistema de ataque al sector privado.

“La única solución que vemos es que el Estado se concentre en la producción, porque ni siquiera podemos contar que las divisas se aporte, porque es que no las hay”, acotó. Resalta que este sector de la economía sigue a merced de las políticas estatales.

La incertidumbre acompaña a los comerciantes, afirma, que ya no saben si cerrar sus negocios o seguir en la actividad, con la única esperanza y la fe que todo mejorará. “Estamos trabajando para sobrevivir, y no para enriquecerse”, añadió.

MAS LEIDAS